jueves, 9 de febrero de 2012

Los bebés de dinosaurio "gateaban" a cuatro patas

fig. 1
fig. 2

fig. 3

fig. 4

fig. 5


Los dinosaurios surgieron como pequeñas animales bípedos, se hicieron tan colosales que se convirtieron en dueños y señores de la Tierra durante la friolera de 160 millones de años y, finalmente, se esfumaron de la escena planetaria dejando como testimonio montañas de huesos. Aunque su registro fósil es muy amplio se posee, sin embargo, poca información sobre su biología reproductiva. Ahora, una excavación en el Golden Gate Highlands Park, en Sudáfrica, ha sacado a la luz nuevas y valiosas pistas sobre la reproducción de estas fantásticas criaturas de un mundo perdido en las sombras del tiempo


El equipo de paleontólogos, dirigido por Robert R. Reisz, de la Universidad de Toronto, Canadá, ha descubierto nidos, huevos, embriones y huellas todos ellos pertenecientes a una especie específica conocida como Massospondylus (fig. 1), un dinosaurio herbívoro que vivió a principios del período Jurásico, entre 200 a 183 millones de años


Se han encontrado al menos diez nidos en distintos niveles de la excavación, en uno de los cuales hay hasta 34 huevos fosilizados (fig. 2). Muchos de ellos tienen embriones (figs. 3 y 4) y junto a ellos han aparecido pequeñas huellas (fig. 5)de las extremidades inferiores y superiores pertenecientes a estos animales recién nacidos. Gracias a ellas se ha comprobado que los bebés de dinosaurio de esta especie “gateaban” a cuatro patas, y luego pasaban a erigirse sobre dos en su etapa adulta.


Además, el gran tamaño de la hembra -de seis metros de largo-, el pequeño tamaño de los huevos -de seis a siete centímetros de diámetro- y la disposición de los nidos, sugieren que la madre podría haber ubicado los huevos, cuidadosamente, después de ponerlos.


Por la distribución de los nidos se ha sabido que aquellos dinosaurios regresaron en varias ocasiones a ese sitio para anidar, un comportamiento conocido como "fidelidad al nido", y es probable que se reunieran en grupos (nidificación colonial) para poner sus huevos.

Fotos: Robert Reisz

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada